Mi yo literario y las golosinas de regaliz

He saboreado la soledad,

mi verdadera naturaleza.

Me veía a mí, estaba en mí.

Mi yo era un todo, libre, descansado.

Un todo en un vacío.

Un todo lleno de belleza,

deseando escribir historias.

Absorbo la vida, tal y como me viene.

Vivo en el ahora, sentado, contemplándome.

Me veo a través de la pantalla,

como si una luz partiera desde mi yo hacia la imagen;

y esta actuara como un espejo,

devolviéndome mi yo de nuevo;

creando ese todo,

un algo en la nada. 

¿Cómo puede ser que una pluma posea tanta belleza en sí misma?

¿Qué hay de mágico en escribir?

¿Cuál es su poder oculto?

Son en estos momentos cuando soy yo,

un todo, 

alineado y en armonía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.